• Eagle

Mis emociones básicas (2a. parte de 2)

Actualizado: 27 ene

¿Es posible que demuestre mi enojo sin agresión?

Descúbrelo en este post (segunda parte)


Ira o enojo


La ira es muy útil porque me brinda información sobre 2 cosas muy relevantes: sobre lo que es importante para mí y la energía que necesito para protegerlo.

La ira no es intrínsecamente mala, sin embargo sí puedo llegar a dañar a alguien y a mi si la externo de forma agresiva.


También puedo decidir ocultarla, pero puedo llegar a un punto de bloquearme, que me haga retraído.a, aislado.a, incapaz de expresar lo que siento.


O bien, la puedo gestionar, indagar en qué es lo que me está provocando el malestar y entender que como seres humanos somos muy variados y a veces no coincidiremos en lo mismo.


Si el enojo llega, hay que dejarlo estar y escucharlo. Después conviene que me pregunte qué límites han sido traspasados, qué obstáculo se interpone entre mi objetivo y yo, para a partir de ahí decidir cómo puedo yo usar toda esa energía.


El enojo me enseña un poco más sobre mí mismo y sobre mis límites.


Asco o aversión

Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay


La función del asco es protectora. Es una emoción que me dice: “Cuidado, no te acerques” o “Cuidado, no te vuelvas a acercar”.


El asco o la aversión no solo sirve para el momento en que la experimento, sino también para el futuro, pues tiende a estacionarse en mi memoria.


Es importante comprender y desmenuzar el asco ya que es lo me ayuda a hacerle frente al estímulo aversivo y a no instalarme en él de manera irracional.


Por ejemplo, puede ser que una persona me produzca asco por su olor o por su apariencia. O que haya perdido la confianza en un amigo de muchos años por alguna acción que haya realizado, puedo también llegar a sentir asco o aversión por esa persona, que no la pueda “ni ver en fotografía”.


¡Permítete no anclarte en ello, todo está en movimiento!. Permítete entender que las personas tenemos días buenos y malos, o que podemos equivocarnos en alguna decisión y que siempre estará la posibilidad de poder cambiar, de perdonar y de ser mejores


A manera de conclusión.


Cada emoción necesita de otra para crear otro estado de emoción.


Las emociones básicas: la alegría, tristeza, ira, miedo y asco, se mezclan a lo largo de mi vida creando nuevos estados y energías emocionales.






6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo