• Eagle

Mis emociones básicas (1a. parte de 2)

Actualizado: 27 ene

¿Por qué quiero saltar, abrazar o cantar cuando estoy alegre?

Cuando estoy triste ¿Por qué tiendo a comer cosas dulces?

¡Descúbrelo en este post!


Para responder a estas preguntas es importante conocerme, saber nombrar y distinguir las maneras en que manifiesto mis emociones.


En la película Intensa-Mente los protagonistas representan las 5 emociones básicas: alegría, tristeza, ira, miedo y asco. Así es como los científicos de las emociones, después de estudiar a cientos de miles de personas han decidido catalogar las energías emocionales por las que los humanos transitamos.


En esta primera entrega conoceremos las primeras 3 emociones básicas: alegría, tristeza y miedo.


Alegría

La alegría me brinda una sensación de bienestar, me ayuda a ser más creativo.a, solidario.a, proactivo.a y a crear lazos con mis compañeras y compañeros y con mi familia. Activa mi organismo entero, por eso al sentir la alegría me dan ganas de saltar, correr, abrazar, cantar, bailar.


gif


A diferencia de la felicidad, la alegría es de corta duración. Sin embargo, yo puedo decidir tener muchos ratos alegres durante el día.


Tristeza

La tristeza me quita energía, me hace sentir cansado ya que mi cuerpo me dice que pare por un tiempo para así poder procesar y aceptar que he perdido algo o alguien que era importante para mi.

Al sentir tristeza pierdo el gusto por lo dulce, mi cerebro no lo percibe y por ello puedo sentir necesidad de comer más dulce.


Hablar sobre la causa de mi tristeza con un amigo o un adulto en quien confío, llorar si lo necesito, son formas de desahogarme que son liberadoras. La mejor forma de cambiar algo es aceptándolo y dejar de luchar contra ello.


Miedo

Mi cerebro no distingue entre un león del que hay que salir huyendo y, por ejemplo, un examen difícil e importante o el temor de ser rechazado.


Ante el miedo mi cuerpo cambia: se acelera mi pulso, sudo, tengo dificultad para respirar y una sensación de opresión en mi pecho. Tal vez por eso no me guste el miedo.

Ese grado de incomodidad puede disminuirse si en vez de empeñarme en que desaparezca, aprendo a sentir ese miedo con aceptación (es normal estar nervioso antes de un examen importante) y a escucharlo con curiosidad (quizás este miedo me está avisando de algo: que tengo que repasar los temas o que necesito estar muy concentrado en el examen).


En el próximo post hablaremos de la ira o enojo y del asco o aversión.

¡No lo dejes de leer!


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo