Buscar
  • Eagle

La relaci贸n t贸xica del cerebro con las drogas 馃毄馃毄馃毄

Actualizado: 11 may

Art铆culo realizado por Sof铆a Villarruel y Luis Carrasco, Asesores CIH

Resulta ser que el cerebro de todos los humanos tiene neuronas que se conectan entre ellas y transmiten informaci贸n de unas a otras mediante los neuro-transmisores, hasta aqu铆 todo va bien.

Peeero, si decides invitar a las drogas a esta interacci贸n, interferir谩n en la forma en que las neuronas env铆an, reciben y procesan las se帽ales que transmiten los neurotransmisores.

Si cuando eres adulto te hacen da帽o, la cosa se puede poner m谩s complicada si eres adolescente. Whyyy? porque tu cerebro est谩 en desarrollo y necesitas dejarlo trabajar solito, hay zonas que todav铆a est谩n madurando.

Si t煤 invitas a las drogas, 茅l (cerebro) no est谩 listo para recibirlas e inicia la relaci贸n t贸xica de dependencia.

Ahora, todos tuvimos el t铆pico compa帽ero que copia en los ex谩menes, algunas drogas, como la marihuana y la hero铆na, son de esta cala帽a鈥 tienen la capacidad de activar neuronas porque su estructura qu铆mica es similar a la de un neurotransmisor natural del organismo; esto permite que se adhieran a las neuronas y las activen. Si bien andan de copionas, estas drogas imitan las sustancias qu铆micas propias del cerebro pero no activan las neuronas de la misma manera que un neurotransmisor natural y provocan el env铆o de mensajes anormales a trav茅s de la red.

Otras drogas tambi茅n se pasan de lanza, como la anfetamina o la coca铆na, pueden hacer que las neuronas liberen cantidades anormalmente altas de neurotransmisores naturales o que, al interferir con los transportadores, eviten el reciclaje normal de estas sustancias qu铆micas del cerebro. Esto tambi茅n crea un caos amplificando o alterando la comunicaci贸n normal entre las neuronas, as铆 como el juego del tel茅fono descompuesto.

En una relaci贸n t贸xica siempre habr谩 varios involucrados. Chacachachaaan, veamos qu茅 zonas del cerebro son las afectadas.

Los ganglios basales



Con ustedes los ganglios basales, que cumplen una funci贸n importante en las formas positivas de motivaci贸n 鈥攊ncluidos los efectos placenteros de actividades saludables como comer, interactuar socialmente o tener actividad sexual鈥 y tambi茅n participan en la formaci贸n de h谩bitos y rutinas.



Son claves en el circuito de recompensa del cerebro donde las drogas generan hiperactividad, lo que produce la euforia que se siente al consumirlas.

Pero cuando la presencia de la droga se repite, el circuito se adapta y disminuye su sensibilidad, lo que hace que a la persona le resulte dif铆cil sentir placer con algo que no sea la droga.


Los am铆gdala extendida


Le damos la bienvenida a la am铆gdala extendida, ella cumple una funci贸n en las sensaciones estresantes como la ansiedad, la irritabilidad y la inquietud, que son caracter铆sticas de la abstinencia una vez que la droga desaparece del sistema y motivan a la persona a volver a consumirla.


A medida que aumenta el consumo de la droga, este circuito se vuelve cada vez m谩s sensible. Y con el tiempo, una persona con trastorno por consumo de drogas ya no las consume para lograr un estado de euforia, sino para aliviar temporalmente ese malestar.


O sea, que al final de cuentas no te conviene porque la euforia no se quedar谩 para siempre.


Los corteza prefrontal



Nuestra 煤ltima invitada, la corteza prefrontal:


Hola, yo soy como el control de tu Xbox, dirijo la capacidad de pensar, planificar, resolver problemas, tomar decisiones y controlar los propios impulsos. Soy la 煤ltima parte del cerebro en alcanzar la madurez, lo que hace que seas m谩s vulnerable si eres adolescente, pues a煤n me faltan algunos botones y no lograr谩s la actualizaci贸n reciente si me pirateas con drogas y no permites que madure a mi ritmo鈥.



La dopamina


Ohhhh, tenemos una invitada sorpresa, no la esper谩bamos, es la dopamina, quien se encarga de generar sensaciones placenteras en el cerebro y las drogas pueden agandallarse esta funci贸n. La sensaci贸n de placer es la forma en que un cerebro sano identifica y refuerza conductas beneficiosas como comer, socializar o tener actividad sexual y nos invita a buscar repetirlas.


Cada que tenemos una experiencia sana y placentera, una r谩faga de dopamina env铆a la se帽al de que est谩 sucediendo algo freg贸n y es necesario recordarlo.

Esta se帽al de la dopamina crea cambios en la conectividad de las neuronas que hacen que resulte m谩s f谩cil repetir la actividad una y otra vez sin pensar en ello, lo que lleva a la formaci贸n de h谩bitos.

Las drogas producen una euforia intensa, con oleadas de dopamina mucho m谩s grandes, lo que refuerza poderosamente la conexi贸n entre el consumo de la droga y el placer resultante. Las grandes oleadas de dopamina le ense帽an al cerebro a buscar drogas y a dejar de lado otras actividades que tambi茅n te hac铆an sentir bien.

El cerebro de una persona que consume drogas se ajusta y produce menos neurotransmisores en el circuito de recompensa o reduce la cantidad de receptores que pueden recibir se帽ales. Por lo tanto, tambi茅n se reducir谩 la capacidad que ten铆as para experimentar placer con actividades cotidianas que estimulan esta recompensa en forma natural.


Por eso, una persona que abusa de las drogas acaba por sentirse apagada, sin motivaci贸n, desanimada o deprimida y no puede disfrutar de cosas que antes le causaban placer. A esa altura, necesita continuar consumiendo drogas para sentir apenas un nivel normal de recompensa, lo que solo empeora el problema y crea un c铆rculo vicioso.


Fuente: Julio 2020. Teaching Addiction Science del NIDA o la serie Mind Matters en www.drugabuse.gov/parent-teacher.html.

Fuente: National Institute of Drug Abuse (NIDA), National Institutes of Health (NIH), USA. https://www.nih.gov


97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo